Martes 1 de diciembre, 2020

CULTURA | 13-11-2020 06:36

El sistema de intercambio de libros que fue un boom en cuarentena

Nació de la idea de un periodista y la gente lo adoptó enseguida. Le llaman el "tinder" de libros y permite leer más, sin gastar dinero.

Desde “A sangre fría” de Truman Capote hasta “La música del azar” de Paul Auster, están cargados en la web de la Pila de libros, más de 8.000 libros en menos de un mes desde su inauguración el 16 de octubre pasado. En el emprendimiento, participan lectores de siete países.

El licenciado en letras y expublicista, Ignacio “Nacho” Damiano se vio superado por el éxito de “Pila de libros” en Instagram y decidió abrir la página de intercambios de libros. “Una interacción impresionante surgió en Instagram. Probé con distintas secciones hasta que nació 'que gire' como una más”, explica.

Esa sección modificó su propio rumbo. Y aunque no creía que fuera posible el intercambio por la logística en plena pandemia, funcionó. Los lectores escribían en los comentarios de los posteos qué libros ofrecían: “Se hicieron 300 match en Santiago de Chile, Barcelona, Berlín y en casi todas las provincias de Argentina”.

Se dio cuenta de que, si la gente se interesaba tanto por el intercambio, aunque debía tomarse bastante tiempo para “scrollear” y encontrar algún libro que le interesara, iba a tener potencial. La página le pareció una mejor forma para hacer el intercambio, dado que era más simple y cómodo.

“Gracias al proyecto noté que hay necesidad de conocerse más con el otro, dado que la pandemia dificultó muchísimo nuestras relaciones sociales. Por otro lado, muchos lectores no tienen un grupo con quien compartir e intercambiar libros, entonces es una pasión un poco secreta y solitaria”, reflexiona Damiano.

En la comunidad se juntaron dos tipos de intereses: el aislamiento por la cuarentena y generar una comunidad lectora. La conexión entre los lectores que ofrecen libros arranca de modo online, pero después se transforma en presencial, cuando se encuentran para intercambiarlos. Por eso, se puede buscar canjear por zona.

“Luego del intercambio seguramente la conversación siga y surjan recomendaciones de lecturas”, dice el periodista. Y aclara: “Los intercambios van con regalos, como lápices, saca puntas, señalador, una golosina. Eso me conmueve. Hay respeto y cariño en los intercambios. Surge una relación, y no queda solo en el intercambio”.

También el match entre libros devino en vínculos amorosos: “Tengo noticias de tres proyectos de pareja, se están conociendo, gracias al haber intercambiado libros”.

El proceso es simple. Creas el usuario (el perfil contiene nombre, datos de contacto, zona de residencia, los libros que ofreces y pedís), y si otro está interesado en tus libros, te solicita el intercambio. El sistema te envía un mail donde dice que tal usuario quiere tu libro y ofrece tales otros. Ahí el servicio de Pila de libros finaliza, pero se presenta la oportunidad del match (virtual y presencial).

Del podcast a la web

El origen de Pila de libros, créase o no, nació en formato podcast y junto a la cantante Julieta Venegas. “Cuando arrancamos con el podcast no estaba prevista la página. Usaba Instagram para subir contenidos complementarios que mostraban a los invitados de los episodios”, puntualiza Damiano.

El primer episodio de la segunda temporada lo iban a grabar en el estudio la semana en que se dictó la cuarentena. Sus planes se frenaron. Entonces la comunidad de Instagram tomó un papel “más preponderante” porque todo lo nuevo se generaba en esa red social.

Damiano y Venegas son amigos. “En todas nuestras reuniones hablábamos el 90% de libros. Julieta es muy conocida por su faceta como artista musical, pero menos personas la conocen por su faceta de lectora. Lee mucho y por ende sabe mucho, a eso le suma, la sensibilidad artística”, explica.

A diferencia de ella, él tiene formación académica. Sus miradas son distintas, pero se complementan. La idea de hacer el podcast surgió en una comida. Pensaron formatos, hasta que la experiencia de Damiano en el mundo de la publicidad, lo elegir hacer el podcast.

Invitan a un escritor en cada episodio, en donde lo entrevistan sobre el libro que eligió. Venegas y Damiano estudian el libro y además analizan la obra del invitado. El trabajo gira entorno a la búsqueda de puntos de contacto entre el entrevistado y el autor del libro que eligió: “Descubrimos qué leen los que escriben”.

El futuro (sin límites)

“La página se me está yendo de las manos y se abren puertas que no se dónde me van a llevar. Siento un potencial enorme”, confiesa. Tiene entre manos tres proyectos concretos, más otro que armaron con Ana Brandstadter, creadora de Bukku (una suscripción literaria mensual que tiene como objetivo principal la difusión de novedades contemporáneas). Recién en febrero o marzo, el trabajo verá la luz.

Por el boom del “Tinder de libros” le llovieron ofertas para escribir columnas sobre literatura en distintos literatura. El futuro parece prometedor y, sobre todo, todo es posible para Damiano que no soñó con su actual popularidad.

Los elegidos de Damiano

Al ser periodista cultural y vivir para leer (o leer para vivir), era inevitable pedirle a Damiano que recomiende los tres libros que más disfrutó durante la cuarentena. Su ranking está compuesto por “Los diarios”, de Sylvia Plath, “Confesión”, de Martín Kohan, y “Como me hice viernes”, de Juan Forn.

 

*Integrante del Equipo de Investigación de Perfil Educación.

 

También te puede interesar

por Mara Resio*

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios