Domingo 22 de mayo, 2022

CULTURA | 09-08-2021 11:59

Entrevista con Philippe Sands: El papel del Vaticano en la fuga de nazis

El nuevo libro del autor inglés revela datos desconocidos acerca de cómo la inteligencia norteamericana reclutaba jerarcas alemanes, con la ayuda del Vaticano.

Se llamó “línea de ratas” a la ruta que permitó a los jerarcas nazis, acusados de grandes masacres, escapar de Europa y llegar a Sudamérica. En la estrategia de huida muchos se beneficiaron con la confusión de la posguerra, pero también recibieron ayudas inesperadas, por ejemplo, de los servicios de inteligencia norteamericanos y hasta de algunos miembros del Vaticano. El escenario ideológico del mundo había cambiado por completo y el enemigo principal (como ya lo había previsto Adolf Hitler), después de 1945, iba a ser la Unión Soviética y el comunismo. La Guerra Fría había comenzado.

En ese escenario transcurre “Ruta de escape” (“The Ratline” es el título original) el último libro publicado en la Argentina de Philippe Sands, un prestigioso abogado inglés, especializado en derecho internacional, cuya historia profesional tiene muchos puntos de contacto con nuestro país. Sands asesoró al gobierno de Néstor Kirchner en el conflicto de las papeleras con Uruguay y también participó en la denuncia y pedido de extradición del militar argentino Ricardo Cavallo. Cerca de nuestras fronteras, intervino en el proceso de extradición de Augusto Pinochet. Actualmente es profesor del University College de Londres y asesora y representa casos en las principales cortes internacionales del mundo. También, es columnista de medios tan prestigiosos como The Guardian, Financial Times, The New York Review of Books y Vanity Fair. Además de libros fundamentales sobre sus disciplinas de estudio principales, el derecho internacional y los derechos humanos, ha llevado adelante una investigación histórica y autobiográfica en su libro más conocido en el mundo, titulado “Calle Este Oeste” (Anagrama).

Phillipe Sands

Una historia de persecución y derechos

“Calle Este Oeste” podría considerarse una novela apasionante si no fuera, en verdad, una rigurosa investigación sobre dos hombres fundamentales para la historia de los derechos humanos: Hersch Lauterpacht y Raphael Lemkin. Ambos polacos, judíos y juristas, propusieron dos términos que se usaron por primera vez en los juicios de Nüremberg y quedarían para siempre incorporados a la jurisprudencia internacional: “crimen contra la humanidad” y “genocidio”.

Un capítulo de ese libro está protagonizado por otros dos hombres: Horst von Wächter y Niklas Frank, con quienes Sands realizó un documental llamado “Mi legado nazi”. Horst es hijo de Otto von Wächter, gobernador nazi de la provincia de Galitzia y Niklas es hijo Hans Frank, gobernador de Polonia. La película (y el registro del encuentro en el libro) gira alrededor de la posición de ambos hombres respecto de su herencia. Mientras Niklas odia la figura de su padre; Horst, tierno y cálido, se niega a reconocer que Wächter fue un asesino. Para él, su padre solo tuvo actividad administrativa durante el régimen y estuvo alejado de los crímenes masivos que se le atribuyen.

Horst von Wächter

Obsesionado con limpiar el nombre de Otto von Wächter, Horst le da acceso a Philippe Sands a los archivos familiares, en especial, a la correspondencia y los diarios de Charlotte, su madre. Ese archivo (donado luego al Holocaust Memorial Museum de los Estados Unidos) analizado junto a un grupo de historiadores, será el material con el que Sands realizará una serie de podcasts y más tarde, el libro “Ruta de escape”.

La guerra y la paz

Austríaco y abogado de profesión, Otto von Wächter tuvo una militancia activa en las filas del nazismo desde muy temprano. Y a pesar de los esfuerzos de su hijo por minimizar sus acciones, hay pruebas de que comandó el emplazamiento del gueto de Cracovia y, ya en Lemberg, fue responsable de despedir de los organismos públicos a todo el personal judío y de organizar deportaciones a los principales campos de concentración de Polonia. “Ruta de escape” da cuenta de su carrera en puestos prominentes de la administración nazi, a través de la mirada de su esposa, Charlotte, también ferviente admiradora del régimen.

La familia von Wächter

En la segunda parte del libro, terminada la guerra, seguimos a Wächter por los territorios que marcaron la ruta de su huida. Durante los primeros tiempos, en las montañas austríacas y, luego, en Italia, donde entra en contacto con espías y miembros de la iglesia que le prometen ayudarlo a huir hacia Sudamérica. Su enfermedad y muerte se lo impiden. Pero el archivo familiar permite atisbar, desde el punto de vista de un fugitivo, la incesante actividad de los servicios de inteligencia norteamericanos para reclutar nazis, con el fin de sumarlos a la lucha contra la URSS.

“Ruta de escape” es también el relato del proceso de una investigación, en la que Sands se encuentra con sorpresas varias, como el rol que la Iglesia jugó en la huida de los jerarcas perseguidos y la trama de espionaje y contraespionaje que marcó el inicio de la Guerra Fría.

El final de una saga

A la investigación de Sands le falta un capítulo que completará con un tercer tomo, de próxima aparición. La trama de ese tercer momento de esta saga que se inició con “Calle Este Oeste”, transcurrirá en Chile, adonde viajará (con una parada en la Argentina) hacia fin de año.

Sobre el saldo de estas historias que lo tocan tan de cerca y el futuro de su trabajo, dialogó desde Londres con NOTICIAS.

NOTICIAS: ¿Qué nueva información suma “Ruta de escape” al conocimiento histórico que tenemos del nazismo?

Sands: Lo que es original en esta investigación es el material privado, muy detallado. Esto arroja luz sobre la vida de una pareja, Charlotte y Otto. Aprendemos mucho acerca del rol de las esposas. ¿Puede decirse que detrás de cada asesino, hubo una esposa cómplice, que facilitó su tarea? Lo que nos lleva a la pregunta, por supuesto, de cuál fue la responsabilidad de esa esposa.

NOTICIAS: Como miembro de una familia judía, ¿tuvo sentimientos encontrados durante la investigación?

Sands: Sí, por supuesto. Mis abuelos, Leon y Rita y mis dos bisabuelas, Malke y Rosa, cruzaron muchas veces mi pensamiento. Wächter tuvo un rol central en su exterminio y Charlotte no expresó ni siquiera una pizca de arrepentimiento en relación a lo que su amado esposo había hecho.

NOTICIAS: Un gran número de oficiales nazis de segunda o tercera línea no solo continuaron viviendo en Europa, sino que además formaron parte de los gobiernos posteriores al de Hitler. ¿Por qué los europeos miraron hacia otro lado?

Sands: La Guerra Fría creó un nuevo enemigo, los comunistas, y esa guerra requería nuevos aliados. Es muy shockeante ver que los Estados Unidos, Gran Bretaña y otros, cerraran los ojos a este hecho. John le Carré, mi vecino y amigo, lo dice en su testimonio para el libro. Por supuesto, esto tuvo grandes consecuencias en muchos países, por ejemplo, Argentina. E hizo más fácil brindarle refugio a los asesinos de masas.

Pío XII

NOTICIAS: John le Carré fue uno de sus guías en el complejo mundo de los espías. ¿Qué representa para usted como escritor?

Sands: Me inspiró como ningún otro, con su espíritu independiente, su integridad, su compromiso con la búsqueda de la verdad y contando las cosas como fueron.

NOTICIAS: ¿Qué fue lo más interesante para usted cuando entró en el mundo de la Guerra Fría?
Sands: Lo que más me sorprendió fue descubrir que los norteamericanos sabían todo acerca de la “ratline” hacia Argentina y Sudamércia y que la usaron como una herramienta de reclutamiento. El hecho más sorprendente es que miembros del Vaticano muy cercanos a Pío XII -en concreto, un obispo austríaco y un cardenal italiano- trabajaron como espías para los Estados Unidos. Curiosamente, recibí una gran ayuda de algunas personas en el Vaticano y expreso mi gratitud al Papa Francisco que hizo mucho para abrir las puertas de secretos históricos.

Papa Francisco

NOTICIAS: ¿Cree usted que las ideas del facismo están volviendo a emerger en el mundo?

Sands: Estamos en un período difícil, en el que retornan el nacionalismo, la xenofobia y el populismo. La historia no se repite exactamente, pero hay lecciones que debemos aprender. “Ruta de escape” cuenta la historia de lo que pasa cuando cruzás la línea, como hizo Otto. Una cosa lleva a la otra. Lo que empieza con insultos y lanzando piedras, puede terminar en el asesinato. Arnold Scharzenegger lo dice bien a propósito del ataque al Capitolio en enero (su testimonio aún está en Twitter, con fecha 10 de enero) y yo escribí sobre este tema en The New Yorker (“Reckoning with a nazi father”, 12 de febrero de 2021).

NOTICIAS: Cambiando de tema, ¿cómo divide su tiempo entre su trabajo como abogado, profesor, consultor y su carrera como escritor?

Sands: Entre las 7 y las 10 de la mañana trabajo como escritor de literatura de no ficción, el resto del día enseño y trabajo como abogado, también contesto emails. En Julio y Agosto solamente escribo.

NOTICIAS: La primera vez que lo entrevistamos, cuando se publicó en la Argentina “Calle Este Oeste”, nos dijo que estaba escribiendo un libro en relación a los desaparecidos. ¿Lo terminó?

Sands: ¡Lo terminé! Está en mi casa en Londres y el título es “Memorial”. Está basado en un caso en el que estuve involucrado. Nunca se lo mostré a nadie. ¿Puedo escribir ficción? Una pregunta interesante para alguien tan comprometido con los hechos y la verdad.

Ruta de escape

NOTICIAS: ¿Cuál será su próximo libro?

Sands: Se vienen dos. En septiembre de 2022 se publicará un pequeño volumen llamado “La última colonia”, acerca de la ocupación ilegal de las Islas de Chagos, en el Océano Índico; que Londres llama “Territorio británico del Océano Índico”. Es acerca de la descolonización y puede resonar en la Argentina, porque Malvinas hace un “cameo” en el texto. Luego, en 2024, se publicará el tercer libro de la trilogía “Calle Este Oeste” y “Ruta de Escape”. En el último tomo, Walter Rauff, amigo y compañero de Wächter; es el personaje principal. Él logró escapar de Europa y llegar a Chile, donde existe el rumor de que trabajó con Augusto Pinochet, a quien conoció muy bien. El libro cuenta la historia de Rauff pero a través de la lente del caso legal de Pinochet en Londres y el arresto por genocidio y crímenes de lesa humanidad, en Octubre de 1998.

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios