EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 18-04-2023 08:16

¿Para qué sirve un Asesor Financiero?

.

¿Para qué sirve un dentista? ¿Y un mecánico? ¿O un abogado? La ventaja del dentista, el mecánico o el abogado es que sus campos de trabajo están claros. Si me duele una muela sería raro que vaya al abogado, a menos que sea para pedirle el contacto de su dentista. Así que creo que una mejor pregunta sería ¿qué hace un asesor financiero?

Empecemos por lo básico. Hay dos cosas que puedo decir con certeza: todos manejamos dinero y muy pocos nos formamos para hacerlo.

Más o menos nos largamos así: un día conseguiste tu primer trabajo, un mes después cobraste el sueldo y así, sin más, empezaste a tomar decisiones. Si te administras bien es probable que tengas un excedente y eso podes elegir ahorrarlo (gastarlo más adelante) o invertirlo (que trabaje para vos).

Pero te das cuenta que ya estás jugando el partido y ni siquiera sabes ¿de qué deporte se trata? El reloj corre (la inflación también, estamos en Argentina) y ni siquiera sabes si hay que patear una pelota, nadar o saltar una valla. Si nunca manejaste en tu vida y un día te sientan al volante y te dicen "arrancá". ¿Sabrías cómo hacerlo? ¿A dónde ir? ¿Cuál es el mejor camino? Bueno, eso nos pasó a todos con el dinero, arrancamos como pudimos.

En cualquier otro campo es al revés, la praxis está casi al final del aprendizaje y tiene sentido que sea de esa manera porque así tenemos mejores herramientas para tomar decisiones y evitamos errores costosos. Vamos a lo más básico: no compramos el auto para aprender a manejar en ruta; alguien nos orientó con lo básico (pedales, cambios, etc.), después hicimos algún curso, rendimos el examen y recién ahí nos largamos a manejar.

Mi trabajo como asesor es ayudarte a corregir sobre la marcha, ajustando y mejorando desde la práctica. Empezamos por entender qué partido estás jugando, si es el que querías jugar y qué resultado buscas. Una vez que entiendas las reglas del juego, tu esfuerzo va a tener sentido y te va a impulsar en la dirección correcta. Ese el valor de contar con un asesor financiero, tener alguien con conocimiento de mercado que te ayude a definir un norte y te guíe en un terreno mayormente desconocido.

La alternativa es invertir tu tiempo para ganar experiencia y mejorar por tu cuenta, tenés más de 40 años para hacerlo. Pero pensalo de esta manera: ¿harías un curso de mecánica ligera para ocuparte del mantenimiento de tu auto? ¿Le preguntarías a un amigo que tiene auto pero no sabe de mecánica? Probablemente no, lo más sensato sería ir al mecánico, recurrir a alguien con formación en el tema, no sólo experiencia o una opinión.

Por el mismo motivo, sería inteligente contar con un asesor financiero para charlar sobre todos los temas relacionados con tu dinero: cómo resguardarlo, multiplicarlo y asegurarte que siempre trabaje para vos.

A veces la charla va a ser para aclarar ideas y definir un objetivo concreto. Otras, para ver cómo instrumentar una idea puntual, o simplemente para asegurarte que seguís tomando decisiones con la cabeza y no por el "reflejo muscular" de la emoción. El miedo (por desconocimiento) o la codicia (no definir cuánto es suficiente y siempre ir por más) son los peores consejeros; un asesor financiero es el contrapeso justo para ese diálogo interno.

Siempre estoy disponible a través de Instagram (@nr.asesorfinanciero), LinkedIn (Nicolás Rampinini) o en mi página web (nrampinini.com). Hablemos.

También te puede interesar

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios