Domingo 16 de mayo, 2021

NOTICIAS URUGUAY | 05-05-2019 22:22

Ernesto Talvi: desenmascarar la demagogia

El precandidato colorado se tiene fe para ganar y dice que bajar los impuestos en marzo sería un acto de hechicería.

El precandidato colorado Ernesto Talvi ya no niega haberse transformado en político. Por el contrario, se asume como tal, pero dice que él hace política con mayúsculas. Está decidido a “desenmascarar” a los que prometen cosas de forma demagógica. Esos, dice, hacen “hechicería” (o política con minúscula). Se golpea el pecho y dice que desde el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), hace 21 años se viene preparando para gobernar este país.

Talvi le reclama -le ruega, en realidad- a los colorados que le den un voto de confianza, que apuesten a su candidatura y a su movimiento Ciudadanos de cara a las internas, para hacer realidad tantas propuestas que ha estudiado minuciosamente. Las últimas encuestas marcan una notoria tendencia ascendente que ha puesto en riesgo el liderazgo del expresidente Julio Sanguinetti (según Radar, está a sólo 6 puntos porcentuales). “Sin pecar de modestia, para ganarme va a tener que correr mucho y bien”, dijo Sanguinetti el 18 de abril. Talvi -muy pícaro en redes sociales en las últimas semanas- tuiteó: “Estamos corriendo mucho y bien”.

“Vinimos a recuperar para nuestros hijos ese pequeño país modelo al que llegó mi padre” en referencia a Manuel Talvi, su padre fallecido, quien llegó a Uruguay desde Macedonia, escapando de la Segunda Guerra Mundial y hasta su último día de vida se mostró agradecido por la recepción de la otrora Suiza de América. En entrevista con NOTICIAS, Talvi deja muy en claro sus pretensiones (y planes) para que Uruguay sea lo más parecido a Nueva Zelanda o Suecia.

Noticias: Al presentar su programa de gobierno dijo que quería recuperar a Uruguay como “pequeño país modelo”, para lo cual se proponía -si llega a presidente- “tocar lo intocable” y “hablar de lo que nadie quiere hablar”. ¿Qué es lo intocable que piensa tocar y qué es aquello de lo que nadie quiere hablar?

Ernesto Talvi: Primero y antes que nada, tenemos que mejorar la política para mejorar el país. Es el primer intocable.

Noticias: Me consta que tiene un plan para mejorar la política, pero hace un mes le ganó de mano el expresidente José Mujica, cuando presentó 16 medidas -en nombre del MPP- “en defensa de la política y la democracia”.

Talvi: Si se presentan 16 medidas es porque no hay un plan. Esas listas de supermercado no suman a un plan. Este es el tema: necesitamos terminar con el acomodo, con el amiguismo y con la incompetencia a la que llevan el acomodo y el amiguismo. Para lo cual necesitamos una nueva forma de financiar la actividad de los partidos políticos que les permita subsistir, como los hacen los países desarrollados, sin tener que colocar a su gente en el Estado para sobrevivir. La tarea política, electoral, de representación, es una tarea digna e importante. La tarea de gestión del gobierno y de los asuntos de Estado es una tarea fundamental. Estas dos cosas tienen que balancearse en las dosis adecuadas porque es fundamental que haya gente capacitada manejando las cosas de gobierno y los asuntos de Estado, y los países exitosos balancean estas dos cosas bien. Las formas en que financiamos nuestros partidos no lo permite, porque hay que llenar el Estado con los cuadros políticos que colaboraron en la campaña para poder sostenerlos. Eso lo vamos a cambiar. Por eso pedimos una oportunidad. Ciudadanos nació como un proyecto diferente, somos gente de buena voluntad que viene a ponerse al hombro tratar de mejorar el país.

Noticias: Mientras que los precandidatos frentistas le pegan a blancos y colorados diciendo que en caso de ganar emularán a Macri o Bolsonaro, usted en su lanzamiento de programa lo confirmó: dijo que seguiría los modelos de Macri y Bolsonaro, a propósito de su postura en el Mercosur abiertos a negociar con otros bloques comerciales...

Talvi: Nosotros lo que dijimos es que los presidentes Macri y Bolsonaro nos levantaron un centro a la olla, que tenemos que cabecear y meterla en el arco, porque hablaron de flexibilizar y modernizar el Mercosur. Exclusivamente hablando del Mercosur fue mi reflexión. No podemos estar más lejos -en términos conceptuales- del presidente de Brasil. Somos un proyecto liberal, progresista e internacionalista. Lo que digo es que nos levantaron un centro, tenemos que cabecear, o nos pusieron la música y tenemos que ponerle la letra. ¿Qué quiere decir esto? Flexibilizar y modernizar el Mercosur, para nosotros, es algo muy importante. Transformar el Mercosur de una unión aduanera vetusta y disfuncional en una zona de libre comercio ágil y dinámica que no sólo nos pueda permitir mantener las diferencias con las que ingresamos con Argentina y Brasil, sino que nos va a liberar para negociar con terceros países, acuerdos comerciales o ingreso preferencial de productos, de acuerdo a nuestros intereses. Con un mercado tan chiquito, precisamos mercados grandes. Brasil tiene 300 millones de habitantes, tiene otros intereses, y otros tiempos. Necesitamos recuperar nuestra soberanía comercial. Es en ese único y exclusivo sentido que lo dije.

Noticias: ¿En qué consiste su plan para reformar el Estado, específicamente las empresas públicas?

Talvi: Nosotros vamos a hacer lo que hizo Nueva Zelanda en el año 85. Nueva Zelanda tenía tres problemas muy grandes, muy parecidos a los nuestros. Empresas manejadas políticamente, que producían servicios muy pobres a precios muy caros. ¿Qué hizo Nueva Zelanda, un gobierno de centroizquierda, laborista? Dijo “no va más”. Dijo: “Vamos a designar en los directorios y en las altas gerencias a personas tremendamente capacitadas en organizaciones complejas”. Las empresas del Estado son las más grandes y más complejas del país.Vamos a crear una arquitectura institucional con unidades reguladoras fuertes, que van a fijar los precios a las empresas”. Precios de competencia, para que nuestros productos puedan competir en el mundo, para que nuestras empresas puedan competir en el mundo. Ya no van a poder ser los directorios de las empresas los que van a fijar arbitrariamente sus precios, trasladándole a los ciudadanos ineficiencias, sus costos de producción o cobrándole impuestos, como ocurre hoy con la UTE, implícitos en las tarifas para transferirle 500 millones de dólares al fisco por año, sin que esos impuestos hayan sido legislados por el Parlamento. Nueva Zelanda hizo otros cambios más técnicos, de gobierno corporativo, pero se trata dentro del régimen vigente de cambiar la organización y funcionamiento de las empresas del Estado para que puedan producir a precios que nos permitan competir internacionalmente, lo que equivale a tener -por ejemplo- combustibles 30% más baratos.

Noticias: Dijo que no quiere que sirvan de plataforma de lanzamiento de campañas presidenciales, en lo que pareció una alusión a Carolina Cosse con Antel.

Talvi: Fue una mención directa a Cosse. Con Ciudadanos se terminan los directorios políticos, se terminan los directorios integrados por personas que llegan allí como premio consuelo por no haber sido electos para un cargo, y se termina el uso de las empresas del Estado como plataforma de campañas electorales. En el Antel Arena se gastaron más de 90 millones de dólares, según los datos del Tribunal de Cuentas (TC), más del doble de lo que se suponía se iba a gastar en una obra que nunca debió haberse hecho. No por Antel. El artículo 190 de la Constitución le prohíbe a las empresas del Estado hacer nada que sea ajeno a su giro. Miremos la ley orgánica de Antel: en el giro de Antel no está construir y gestionar centros de espectáculos. Es inconstitucional, lo lamento, son las normas. El TC, en agosto de 2013, dijo que esa obra era inconstitucional, que no debía hacerse. ¿Pero qué importa? Igual se hizo, a espaldas de la Constitución, con el dinero de los contribuyentes, porque había que lanzar y posicionar una campaña política. Las empresas del Estado van a trabajar al servicio de los ciudadanos: los mejores servicios al menor precio posible.

Noticias: ¿Cómo lidiaría con los sindicatos? Habló de “prepotencia sindical”...

Talvi: Hablé de la prepotencia, sí. Nosotros somos personas de diálogo, estamos acostumbrados los académicos para escuchar todas las posiciones y encontrar la mejor síntesis posible. Vamos a agotar todas las instancias de diálogo con los sindicatos, pero un gobierno electo democráticamente, que tiene la legitimidad de la ciudadanía, con la Constitución y la ley de su lado, no sólo tiene el derecho, tiene la obligación de gobernar. Nosotros vamos a hacer lo que el país necesita; precisa cuatro o cinco transformaciones fundamentales para tratar de revertir 70 años de decadencia. Hace 70 años, en ingresos por habitantes éramos 60% más que España. Hoy somos la mitad, la frontera del desarrollo nos queda cada vez más lejos, los chiquilines se quieren ir, en vez de ser un lugar de acogida como solíamos serlo, para personas como mi padre que llegaron a un país de primera. Pero de primera de verdad, que ofrecía calidad de vida a su gente y oportunidades de empleo de primer mundo y por eso venía la gente huyendo de la opresión, de la guerra y la miseria. Hoy nos pasa al revés: los chiquilines se quieren ir, especialmente los que tienen más preparación.

Noticias: ¿Cómo se hace una “reforma vareliana del siglo XXI”, más allá de la construcción de 136 nuevos liceos?

Talvi: La construcción de los 136 liceos es una necesidad imperiosa para atender una emergencia social. Que la mitad de los chiquilines que nacen en Uruguay nacen en las periferias urbanas pobres, que rodean a todas las ciudades y pueblos, y sólo 16% terminan el liceo, con lo cual la mitad de los chiquilines que nacen hoy en el país no van a tener educación. Y a esos los vamos a condenar a la changa, a la informalidad, a la dependencia a los planes del Mides, o a elegir el delito como forma de vida. Estamos en el horno, nos estamos quemando. Esta red de liceos modelo es para darle un futuro a chiquilines que nacen con la suerte sellada (por el barrio en el que nacen). Yo lo hice con mis propias manos: fui uno de los fundadores del liceo Impulso, el primer liceo privado, gratuito y laico que funciona en la cuenca de Casavalle, el conjunto de barrios más pobre de Montevideo. Chiquilines que viven en condiciones dificilísimas, y sin embargo, sueñan con ir la universidad, con ser profesionales. ¿Por qué hay poquísimos embarazos adolescentes en un lugar como el Impulso? Porque ninguna se embaraza a los 15 años si sabe que tiene futuro, ningún chiquilín se pudre la cabeza con pasta base si sabe que tiene futuro. Ahora, tenemos un problema gigante en toda la educación: en la calidad de los aprendizajes, en la deserción que es brutal (sólo 40 de 100 terminan el liceo en Uruguay), desmotivación y ausentismo docente. Acá hay que hacer una transformación vareliana en el sistema. EdUy21 ha trabajado dos años con 80 técnicos de todos los partidos, técnicos independientes, plantean una transformación que nosotros acompañamos con nuestros énfasis y matices, pero estamos muy compenetrados con los objetivos que plantea EdUy21.

Noticias: “Queremos tener policías como los de las películas”, dijo en el lanzamiento de su programa. ¿Qué quiso decir?

Talvi: Si uno quiere tener seguridad del primer mundo, tiene que tener a la Policía entrenada para ser enormemente efectiva, porque, ¿sabés qué es lo único que funciona para disuadir el delito? La efectividad de la Policía. Si vos traficás con drogas, traficás con armas, si traficás con la vida humana matando por encargo, traficás animales, estás involucrado en alguna rapiña violenta, algún homicidio, alguna violación, en cualquier tipo de delito que envenene la convivencia ciudadana, no vas a poder dormir tranquilo en ninguna parte del país porque te vamos a pescar. Eso es lo que disuade al delincuente. No la pena de muerte, no la cadena perpetua.

Noticias: ¿Y militares en la calle, como propone Larrañaga?

Talvi: De ninguna manera. No se precisan militares en la calle, se precisa una Policía efectiva, ni siquiera precisamos más efectivos. Precisamos una Policía efectiva, que es muy distinto. La Policía tiene que estar muy bien preparada. En los países del primer mundo, la Policía tiene formación terciaria. Acá requerimos ciclo básico y seis meses de entrenamiento en alguna jefatura departamental. La propia Policía nos dice: “No estamos entrenados para cumplir la labor”, “no nos sentimos respaldados para cumplir la labor”. Precisamos una Policía bien entrenada, bien remunerada, que cumpla con mucha efectividad su labor. Eso es lo único que funciona para combatir el delito. Por supuesto, después se necesita una Justicia penal que funcione bien. Y un sistema carcelario que reintegre -como hacen los suecos- a las personas privadas de libertad a la vida ciudadana. Noventa y tres de cada 100 presos son reintegrados a la sociedad, sólo siete reinciden en Suecia. Acá el 70% reincide, tenemos escuelas del crimen, lugares donde los chiquilines entran y terminan saliendo peores de lo que entraron. Nosotros vamos a transformar las cárceles en lugares de reinserción social, no en lugares de castigo.

Noticias: El 5 de abril sorprendió en Twitter prometiendo 300.000 empleos, “triplicando la mezquina oferta de (Juan) Sartori de sólo 100.000”, y en el mismo tuit prometía hacer calles en bajada y regalar bizcochos los domingos de tardecita. La ironía fue viral, hasta se sumó el precandidato frentista Oscar Andrade, pero sorprendió viniendo de usted. ¿Le resultó redituable esta jugada comunicacional?.

Talvi: No fue una jugada de comunicación y no me importa si dio rédito o no. Ciudadanos ha dado muestra cabal que no está para el rédito, cuando dice que primero y antes que nada vamos a echar a andar el campo, que ese es nuestro petróleo, que vamos a transformar a Uruguay en un formidable productor de alimentos, que allí empieza a ponerse la economía de pie, que somos primero y antes que nada -como Nueva Zelanda- un país de productores, de granjeros y de agricultores, un país agropecuario y agroexportador. ¿Sabés qué me decían? “Uy, eso no te va a dar ningún voto”. No me importa, porque es la verdad. Pusimos ese tuit, con ironía y humor, porque se le está tomando el pelo a los uruguayos. A gente que perdió su trabajo y no lo puede recuperar, gente que tiene miedo de perderlo, gente que lo busca por primera vez y no lo encuentra, no se le puede prometer que el paraíso está a la vuelta de la esquina. Es una gran irresponsabilidad, una gran insensibilidad con la gente. (Lo de Sartori) sí es un dispositivo comunicacional, para que hablemos de él. Nosotros sí sabemos cómo crear cargos.

Noticias: Él dice que creará 100.000 puestos de trabajo, pero no dice cómo lo hará. ¿Usted sí puede proponer cómo creará puestos de trabajo?

Talvi: En algún momento dijo cómo, si vas al cómo son un conjunto de titulares carentes de contenido. Nosotros hace 21 años que estamos trabajando en el cómo. No se pueden prometer números. Si eliminamos los sobrecostos que le pagamos a UTE y Ancap, si eliminamos los impuestos que pagamos por entrar a los mercados del mundo a vender nuestros productos, lograríamos liberar recursos para que las empresas privadas puedan financiar 60.000 empleos. Vamos a poner el servicio exterior al servicio del desarrollo del país. Por eso vamos a reorientar nuestra diplomacia, que es competente y está bien formada, pero la llevaremos a una diplomacia comercial, como Nueva Zelanda, como Chile. Una gran fuerza de venta con oficinas de comercio potentes en todos los mercados estratégicos del mundo para abrirle camino a nuestros productos, en mercados donde no haya que pagar impuestos. Sabemos cómo (crear puestos de trabajo), tenemos un proyecto y propuestas concretas detrás de cómo abrir mercados y cómo cambiar el funcionamiento y la organización de las empresas del Estado, para lograr esos objetivos. Yo hice un doctorado en Economía en la Universidad de Chicago, dí clases en la Universidad de Columbia hasta hace poco, dediqué 21 años de mi vida desde Ceres a pensar cómo curar las enfermedades que tiene el país (la falta de empleo entre ellas, la inseguridad, el fracaso educativo, la fractura social). Recorrí el mundo viendo qué hicieron los países que curaron con éxito las enfermedades que hoy tenemos. Hace 21 años que me preparo para gobernar. Tengo un proyecto de país: tengo propuestas serias, factibles, financiables, y tengo un equipo formidable para llevar esto adelante.

Noticias: Lo suyo era combatir las promesas demagógicas en campaña, pero no son pocos los que prometen bajar los impuestos cuando lleguen al gobierno. ¿Usted qué cree? ¿Se puede?

Talvi: Alegremente prometer que vamos a bajar impuestos el 1° de marzo de 2020, sobre todo sin tocar los gastos, en una suerte de hechicería. “Voy a bajar los impuestos sin tocar los gastos, y eso va a generar una recuperación económica de tal magnitud que vamos a eliminar el déficit”. Eso es hechicería. Eso no es serio. Nadie puede prometer que va a bajar los impuestos el 1° de marzo porque las finanzas del Estado están contra las cuerdas. ¡No llegamos a fin de mes! Cobramos impuestos altísimos, tarifas públicas altísimas. Tenemos 2.400 millones de dólares de agujero entre los gastos y los ingresos y tenemos que salir a pedir prestado. Pedimos prestado dólares, los traemos a plaza, los vendemos, planchamos el dólar, somos el país más caro para producir en las Américas, el país más caro para vivir en las Américas, el turismo no viene al país más caro, las empresas tampoco vienen y por eso las que estaban están cerrando. Y se han perdido 60.000 empleos en cuatro años.

Noticias: Aseguró que le va a ganar a Sanguinetti “en los descuentos, con gol de cabeza y en el área... pero le vamos a ganar”. Por esos días lo imitó Edgardo Novick, diciendo que él ganaría “a lo Peñarol” con un gol de nuca, como aquel de su hijo Marcel a Nacional. Más allá de la expresión de deseo, ¿se tiene fe para ganar la interna?

Talvi: Edgardo tiene todo el derecho de sumarse a esa metáfora, yo no soy el dueño de las metáforas futbolísticas, y me alegro que la haya usado porque recuerdo ese gol de Marcel Novick (recuerdo haberlo felicitado por Whatsapp por ese gol de su hijo, que además también grité). Nuestra metáfora está basada en algo real: son tres encuestas ya que nos dan ahí, cerquita de Sanguinetti. La última de Cifra nos da a 11 puntos, la última de Radar nos da a 6%, ahí nomás. Hace tres meses, Radar nos daba a 33% de diferencia, Cifra hace un mes a 27%. Quedan más de 70 días para la interna, y todavía el 40% del electorado. Somos nuevos, tenemos ocho meses de trabajo en campaña.

Noticias: ¿A qué atribuye su crecimiento y quedar tan cerca de Sanguinetti ahora?

Talvi: El que nos conoce, se enamora del proyecto, por lo que es: un proyecto serio con propuestas serias. Es impresionante cómo nos conoce más gente y se suma. Yo proyecto las tendencias y digo: vamos a ganar sobre la hora. El crecimiento lo atribuyo a que la gente nos está conociendo. No sólo a mí, sino a todo el equipo profesional, con 300 profesionales, con mil voluntarios, con equipos en todo el país, con vocación de servicio. Se da pocas veces en la política que gente tan preparada para gobernar tiene ganas de ponerle el hombro al país y con ningún otro interés que ese. Por eso Ciudadanos se armó de cero y no quiso heredar nada.

Noticias: Precisamente, ¿nunca se arrepintió de no haber aceptado el apoyo de Sanguinetti, el favorito hoy de las encuestas en la interna colorada?

Talvi: Jamás. Nadie se puede arrepentir de lo que nunca fue una opción.

Noticias: En noviembre me dijo para Seré Curioso, de Montevideo Portal: “No soy político ni voy a serlo, pero llegamos para quedarnos”. Yo lo escucho hoy y escucho a un político...¿Seguro que hoy no es un político?

Talvi: Soy un político. No lo era en noviembre, cuando te dije eso. Me honra que me digas que sueno como un político, porque nosotros hacemos política con mayúscula, porque estamos hablando del futuro, de mejorar la política para mejorar el país, porque tenemos propuestas, y porque armamos un equipazo, vocacional, joven, y porque cuando marcamos matices y diferencias, aun usando la ironía, nunca recurrimos al ataque personal. Eso sí, si me dicen hechicerías, las voy a desenmascarar, para que el ciudadano no sea engañado.

-------------------------------------------------------------------------------------

FAKE NEWS: TRAS BAMBALINAS

Noticias: Hace unos días se hizo viral un audio donde se ofrecía 500 pesos por asistir a un acto suyo. “Se les paga por dos horitas 500 pesos. De 450 a 500 pesos dos horitas en la casa del Partido Colorado, hora y media, dos horas. Se les paga 500 pesos por estar en un acto de Talvi”, indica la persona en el audio. Usted dijo que ese audio es falso, que nunca le pagó a nadie para que asista un acto suyo, ni lo haría. ¿Cree que alguien tuvo el interés de perjudicarlo

Talvi: No tengo la menor duda. Hace unas semanas el doctor Lacalle Pou y yo fuimos víctimas de una campaña de desprestigio en redes sociales, muy profesional, muy aceitada, con una maldad fría y premeditada, y con recursos financieros detrás. Le reescribieron una versión falsa del capítulo 1 del libro (“Luis Lacalle Pou. Un rebelde camino a la presidencia” de Esteban Leonís), lo hicieron circular para enchastrarlo, falsificaron una cuenta de Whatsapp para hacer circular mensajes inventados, entre ellos cosas que nunca dijimos del doctor Lacalle Pou para enchastrarnos. Al otro día de eso salió un audio diciendo que nosotros pagamos para que vayan a nuestros actos, algo que no sólo no hacemos, no haríamos y no necesitamos hacer. Y ni siquiera acarreamos gente a nuestros actos. No alquilamos ni un ómnibus, ni un camión, son eventos abiertos, yo le hablo con el mismo entusiasmo -como lo hacía el Dr. Jorge Batlle-, a 20 personas que a 2.500.

Noticias: ¿Qué postura tiene respecto a las fake news?

Talvi: No podemos permitir que nuestra democracia sea prostituida por profesionales de la mentira, que tienen recursos financieros para propagarlas. El problema es que estas cosas se hacen detrás de bambalinas, con campañas disimuladas, desde lugares desconocidos. Esto se vio en la última campaña presidencial de Estados Unidos e intervinieron países extranjeros en esa operación. Nosotros tuvimos un caso donde alguien nos dijo: “Mirá, un  militante tuyo de una de las listas (de las centenas de listas) está diciendo algo falso sobre el nuevo intendente (Christian Di Candia)” y le clausuramos la cuenta. Pero es muy distinto la falta de criterio de un militante, algo aislado, que una campaña orquestada, profesional, premeditada, con recursos financieros, hecha entre bambalinas, escondiendo la mano. Estaría de acuerdo en que todos nos comprometiéramos en no incurrir en fake news, pero si esto se quiere incumplir, lo harán igual, a través de subterfugios, incluso que pueden venir desde el exterior, para prostituir nuestra democracia. Tenemos que pararlo en seco: el doctor Lacalle hizo la denuncia penal, y nosotros la hicimos después.

-------------------------------------------------------------------------------------

CUBA Y VENEZUELA: ¿DEMOCRACIAS PINTORESCAS?

El líder de la agrupación colorada Ciudadanos dijo que combatirá a “los que dicen que Venezuela y Cuba son ‘democracias pintorescas’, ‘originales’, ‘formas alternativas de organizar la sociedad’. No señor,

Venezuela y Cuba son dictaduras. Para los liberales republicanos, respetuosos de los derechos humanos y de la diversidad como mandata nuestra Constitución, Venezuela y Cuba son dictaduras, con mayúsculas, palabra que le está vetada en el FA a todos los candidatos”, dijo.

“(Daniel) Martínez no dice ‘esta es una dictadura’, pero por lo menos

no dice, a diferencia de Cosse, que son democracias pintorescas, originales, diferentes, formas alternativas de organizarse. ¿Formas alternativas de organizarse con presos políticos, desaparecidos, ejecuciones forzosas, exiliados, crisis humanitarias, represión de la prensa, represión de la Justicia?”, se preguntó Talvi. “¿Eso es una forma alternativa de democracia? Por favor...”.

por César Bianchi

Galería de imágenes

Comentarios