Martes 28 de septiembre, 2021

PERSONAJES | 01-08-2021 14:41

Soledad Silveyra: “Quiero hacer lo que a los 18 no pude”

Se luce en “Locas de remate”. Resiliencia y el salvavidas de la vocación. Su vida tras el ACV y compromiso ciudadano.

Déjenla sola, solita y sola, que la quiero ver bailar, saltar y brincar, andar por los aires y moverse con mucho donaire. Esa melodía sigue resonando una y otra vez en su cabeza. O, mejor, en el centro profundo de su pecho. O, tal vez, en el estómago, donde las tripas seleccionan lo que es alimento de lo que tiene que salir del cuerpo. Esta canción la nutrió y la fundó. Ella, Lía Soledad Silveyra, era muy chiquita pero ya había vivido mucho. La letra se le hizo premonición, declaración. “Yo me ponía el Winco en mi habitación y como Soledad no me gustaba y mi primer nombre, menos; escuchando esa canción, dije: “¡Ah, me voy a poner Solita!”. ¡Así que hasta el nombre me puse! (ríe y vuelve a la seriedad para recitar). Déjenla sola, solita y sola, que la quiero ver bailar, saltar y brincar, andar por los aires y moverse con mucho donaire. Es como un mantra en mi vida”.  

 Ahora dice que está muy feliz. Finalmente pudo estrenar “Dos locas de remate” (Teatro Astral), una obra que iba a tener su debut a mediados de abril, cuando volvieron a cerrarse las salas. Junto a Verónica Llinás, la descose. Anda por los aires y se mueve con mucho donaire. 

Noticias: ¿Qué siente ante el aplauso final?

Soledad Silveyra: Hay aplausos y aplausos, este me toca el alma en el lugar más profundo porque ver que la gente salga al teatro con la pandemia, si bien los teatros son muy seguros, y ver y sentir cómo se ríen... Es mucho, es un gran regalo de la vida. 

Noticias: ¿Qué le pasó a usted con la obra?

Silveyra: Fue un aprendizaje maravilloso porque Vero tiene una energía, un talento, hizo un recorrido que yo no hice entonces decía: “Esta mujer me va a comer viva” (ríe). Y con el trabajo, con las ganas, siendo tan compañeras, estoy muy contenta. El teatro te enseña a ser mejor persona, ¿sabés? Chivamos la camiseta, te aseguro, pero conseguimos lo que queríamos: tenemos un mismo ideal que es la comunión, la fraternidad, el estar unidas y saber que lo que importa es la obra. 

Noticias: Su personaje es una “pobre diabla”, algo que le viene desde aquella novela que le escribió Alberto Migré, ¿juega una pulseada con ese concepto?

Silveyra: Sí, puede ser, siempre soy una actriz convocada por la ternura, por esa cosa medio aniñada, que es una niña que no me puedo sacar de encima, y tampoco me la quiero sacar. Creo que la niña es la que nos da la resiliencia, las ganas, el esfuerzo, los sueños. La cuido y la quiero.

Noticias: Esa niña tuvo que ser muy adulta en su infancia.

Silveyra: Exacto, fijate, estaba hablando con un amigo y le decía que me voy a ir a Madrid a estudiar Teatro a lo de Corazza, voy a hacer ahora lo que quise hacer a los 18. Ojalá pueda irme tres meses a vivir la vida de una estudiante (se ríe). Necesito hacer lo que no hice, también quiero terminar mi Secundario, voy a ver si lo puedo hacer.  

Noticias: ¿Con qué tiene que ver el ir por los pendientes?

Silveyra: Creo que es tomar conciencia, está bueno a los 70 poder hacer lo que no se hizo a los 18. Creo que pasa por ahí, por cumplir sueños que nunca pude cumplir, porque no podía, porque tenía trabajo todo el tiempo, porque había que bancar la casa, siempre fui responsable. 

Estamos hablando con una mujer que se hizo actriz a los 12 años porque en su casa se habían tenido que vender hasta las alfombras (y las pelusas que había debajo) y nadie traía el mango. Vivía con su abuela Sole, un hermano diez años menor y su madre. Su madre, depresiva, carismática y adicta a las pastillas, coqueteaba con la violencia y el intento de suicidio desde que ella tuvo memoria. Por eso, Solita se refugiaba en el baño y jugaba a la tragedia griega frente al espejo. No tenía idea de que además de catarsis, la actuación podía ser medio de vida y vocación. A los 15, consiguió un protagónico con Palito Ortega, se posicionó y logró volver a comprar los muebles perdidos por su familia. Se casó a los 18, fue madre a los 19 y siguió construyendo, sosteniendo y alimentando la carrera artística.    

Volviendo a su auto bautismo, si se suma su primer nombre, sería “Lía Solita”, algo así como la que sin ayuda ata los pedazos para hacerse una vida y “lía solita”. “Me gustan los puentes, crear nuevas relaciones. Estoy leyendo mucho sobre instituciones, lugares donde uno pueda hacer algo. Es un momento en el que siento que la ciudadana tiene que aparecer. No estoy tranquila sin hacer nada”, afirma.

Noticias: Lo intentó desde la política. ¿No va por ahí ahora?

Silveyra: No, no. También entiendo que es muy complicado el voluntarismo. Yo lo hice, trabajé cuatro años en Chaco con las Madres (de Plaza de Mayo), trabajé para la comunidad Qom. Pero ahí aprendí que el voluntarismo no… tenés que tener una organización… Pero siento la necesidad como argentina de comprometerme con algo. 

Noticias: ¿Qué relación tiene actualmente con Hebe de Bonafini?

Silveyra: Ahora no tengo relación. Hace muchos años que dejé de tener relación con Hebe. 

Noticias: ¿Se distanció ideológicamente?

Silveyra: Jamás podría decir algo crítico de las Madres en público, si se lo digo, se lo digo a ella. Hace muchos años que no la veo. Pero las Madres ocuparon un lugar en mi vida muy importante.

Noticias: ¿Qué es lo que le preocupa más en términos sociales? 

Silveyra: La educación, me preocupa muchísimo porque veo que son muchos años que venimos en deterioro y que de eso no es fácil salir. De qué manera me puedo ocupar, es lo que estoy viendo. 

Noticias: Profesionalmente se animó a salir del lugar de actriz.

Silveyra: Sí, yo tengo la idea de que hay que ir ganando nuevas generaciones. Ahora si estuviera Cris Morena con un programa, le pediría trabajo para que me conocieran los de 5, 6, 8 años. 

Noticias: ¿No le propusieron estar en Masterchef?

Silveyra: Fui tanteada pero no, porque son muchas horas de trabajo, no soy una buena cocinera y quiero disfrutar del teatro, de la familia. Vamos a ver si el año que viene sigue. 

Noticias: ¿Cómo se lleva con los fracasos?

Silveyra: No les doy demasiada importancia, creo que son meros compañeros, como decía Borges, tanto el fracaso como el éxito. Acabo de meter un fracaso el año pasado con Marcelo (Tinelli) cuando hicimos “Mujeres”, que era un programa que no estaba diseñado para cinco mujeres y nada, hablo del fracaso como hablo del éxito. Si me decís que es un proyecto mío y fracaso, ahí puede ser que duela un poco más. Pero cuando es un proyecto de otro y no tenés la posibilidad de intervenir como quisieras y la ves venir, porque la veía venir y avisaba, bueno, no me dolió para nada. 

Noticias: Empezó el año enterándose de que había tenido un ACV. ¿Qué se hace con esa información?

Silveyra: Es una herida más. Yo tenía como unos temblores y me fui a hacer una resonancia y ahí es cuando me dicen que tuve un ACV. Y tengo la carótida izquierda tan tapada que no se me pudo poner un stent. Entonces vendí el auto, dejé de fumar, estoy cuidándome de la comida como loca porque te querés comer todo.

Noticias: ¿Cómo convive con el miedo?

Silveyra: Miedo no tengo, no he vuelto a tener esos episodios. Pero me cuido, hago lo que tengo que hacer. Es fuerte porque no lo registré para nada y decís “¡mirá cómo puede cambiar todo en un segundo!”. Por eso creo que la vida hay que disfrutarla, estar bien con la familia, ocuparse de los afectos, de los amigos…

Noticias: ¿Se siente una sobreviviente?

Silveyra: Yo creo que los argentinos somos sobrevivientes. Me angustia la situación, no sé cuándo vamos a poder ponernos de acuerdo, esta grieta me tiene harta, absolutamente harta, y son muchos años de ciudadana. Es como que cada diez años me dan una, como nos dan a todos, cada diez años pum, pum, algo que te pega…

Noticias: ¿Lo difícil es seguir creyendo?

Silveyra: Y esa cosa de no pertenecer, que me da mucha tristeza. Uno en los 70 tenía un ideal, pertenecía a una ideología y ahora es como que nada, fueron tantos los golpes y decepciones que me cuesta, es como que no pertenezco a nadie y a mí me gusta la pertenencia, siempre me gustó. 

Noticias: ¿Desde cuándo lo siente?

Silveyra: Te diría desde 2012, más o menos. 

Noticias: ¿Sigue pensando que Cristina Kirchner y Mauricio Macri deberían retirarse de escena?

Silveyra: Creo que hay que darle lugar a los jóvenes, sí. No podemos seguir con este enfrentamiento, me parece que nos estamos haciendo daño. Y creo que es absolutamente necesario que los ciudadanos también nos comprometamos.

Noticias: ¿Se repiensa todo el tiempo?

Silveyra: Sé cómo soy, que soy una mujer honesta entonces voy con mi honestidad adelante. 

Noticias: Ya a los seis años hacía escándalos en las farmacias porque le vendían medicación sin receta a su madre, ¿no?

Silveyra: ¡Tan chiquita! Por eso una de las mayores alegrías de mi vida es ver a mis nietas y a mis nietos y los padres que tienen, cómo se pudo dar vuelta esa historia. Ahora que soy la mayor de la familia, eso me da mucha alegría, el sentir que ayudé a que la mano cambiara.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios