Menú
Cultura / 7 de mayo de 2019

Eva Perón cumple 100 años: nuevas investigaciones sobre su vida

Por |

Los rostros. Acercarse a la figura de Eva Perón significa abarcar los múltiples aspectos de su personalidad: la primera dama elegante, la chica de pueblo, la mujer combativa que luchó por los descamisados.

El rasgo más deslumbrante de la biografía de Eva Perón se resume en una cifra: siete años. En tan poco tiempo, Evita trazó una trayectoria que a otros les lleva décadas construir. La chica pobre de pueblo dejó paso a la aspirante a estrella y la actriz a la Primera Dama. Eva superó con creces cada desafío y a un paso de la muerte se entregó al trabajo incondicional por los que menos tenían.
Protagonista de la más profunda de las grietas argentinas, su figura superó ya las diferencias y se volvió un ícono transversal de las conquistas femeninas y la lucha por un sistema económico más justo.

El 7 de mayo se cumplen 100 años de su nacimiento y a casi 70 de su muerte, su figura sigue siendo fundamental para entender el pasado y el presente en la política nacional. A modo de celebración, NOTICIAS mantuvo un largo diálogo con María Cristina Álvarez Rodríguez, la única integrante de la familia Duarte que se dedicó activamente a la política. Nieta de Blanca, una de las hermanas mayores de Eva, tiene 51 años y es Diputada nacional por el Frente para la Victoria. También es presidenta, ad honorem, del Museo Evita (que tiene al frente a Aída Ocaranza), que depende del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón.

(Leer también: El largo regreso de Evita)

En nombre de su familia fue una de las gestoras de este proyecto que, junto con viejos compañeros de Eva, historiadores y especialistas reunió en una vieja casona que había formado parte de la Fundación Eva Perón, objetos y documentos que pertenecieron a la ex Primera Dama (ver recuadro). Aquí los momentos principales de una charla sobre la figura más emblemática de la política argentina.

Eva Perón
María Cristina Álvarez Rodríguez es sobrina nieta de Eva Duarte y actualmente, diputada nacional. Dirige ad honorem el Museo Evita.

Noticias: ¿Nadie más que usted en su familia se dedica a la política?
María Cristina Álvarez Rodríguez: Evita tenía cinco hermanos. La mayor era Elisa, que hacía política pero que no tuvo hijos. Era del Partido Peronista Femenino, de la cuarta sección electoral de la Provincia de Buenos Aires. Después estaba mi abuela, Blanca, que fue maestra y creadora de los jardines de infantes públicos en Argentina, con Margarita Ravioli y otras mujeres increíbles. Después venía Juan, que era el único varón. Y después Erminda, que era la compañera de juegos y la hermana más pegada a Eva, era la menor. Mi abuela Blanca fue la única de los cinco que tuvo hijos. Tuvo cuatro: el mayor, Justo, era mi papá. Después Eva y, por último, los mellizos Blanca y Juan. De todos ellos, soy la que me dediqué más activamente a la política.

(Leer también: La sombra del peronismo)

Noticias: ¿Cómo lograron recuperar algunos de los bienes de Eva que hoy se ven en el museo?
Álvarez Rodríguez: Cuando murió Evita, Perón sólo se llevó las cosas más entrañables, como el documento, cartas personales de afecto entre ellos, algunas fotos. No pudo llevarse ni sus trajes, ni sus joyas. Todo eso quedó en la residencia que fue saqueada y luego demolida porque ahí había muerto Evita. Era el palacio Unzué. El odio actuó de una manera tan irracional que demolieron la casa que estaba destinada a los presidentes argentinos. Antes se hizo una exposición con los trajes de Evita para mostrarle a la gente el valor que tenían. La muestra duró abierta 3 días porque la gente iba y dejaba flores, velas. Tuvo el efecto contrario. Los trajes de Eva fueron a un depósito judicial. Muchas de las pieles y las joyas las robaron.

Eva Perón
El Museo Evita depende del Instituto Nacional de Investigaciones Históricas Eva Perón, un centro de referencia mundial en el estudio de la ex Primera Dama y el peronismo en general. Ambos tienen la dirección ad honorem de la diputada Álvarez Rodríguez.

Noticias: ¿Antes del exilio la familia ya había podido recuperar algunos objetos?
Álvarez Rodríguez: En el ’55, mis familiares estuvieron un tiempo en la Embajada de Ecuador en Buenos Aires. Allí lograron el salvoconducto para irse a Chile vía Ecuador. Estuvieron 4 años en Chile hasta que tuvieron las garantías para volver. Supuestamente, como Eva no tenía hijos, la heredaban Perón y mi bisabuela Juana. La preocupación central de mi bisabuela era el cuerpo. No sabíamos dónde estaba enterrado, ni quién se lo había llevado, ni si lo habían destruido. Ella hizo reclamos ante todos los países del mundo, incluso el Vaticano.

Noticias: ¿Cuándo surgió la idea de hacer el museo y reunir los bienes de Eva?
Álvarez Rodríguez: Había una parte de los bienes de Eva en el Banco Ciudad que judicialmente mi papá, mis tíos y mi abuela pudieron recuperar. La idea surgió en los ’90. Yo era bastante chica y con mi mamá y mi abuela empezamos a pensar cómo contarle a los argentinos y al mundo quién era Eva.

(Leer también: Cinco miradas sobre Eva)

Noticias: Ya existía la ópera “Evita” de Andrew Lloyd Webber y Tim Rice.
Álvarez Rodríguez: La ópera es del ’78. El primer estreno en Broadway fue por los ’80, pero había comenzado una Evitamanía, que trataba de instalar un mito bastante light o superficial acerca de Eva. Nuestra preocupación fue hacer algo para cambiar esa versión. Empezamos a convocar a historiadores. Marysa Navarro, biógrafa de Eva (escribió “Evita” publicada por Edhasa) nos ayudó muchísimo. Cuando ella empezó a investigar buscó desesperadamente a mi abuela. Pero la madre y las hermanas no hablaron nunca a la prensa de ella. Le habían hecho un juramento a Eva en su lecho de muerte. Ella les pidió: “No hablen con la prensa, no contesten porque todo lo que digan lo van a usar en contra de ustedes”. Y se callaron. Yo no había hecho ese juramento, por eso, en un momento determinado, le dije a mi abuela: “te pido permiso, quiero hacer este museo”. A ella le encantó.

La pareja. La renuncia de Eva Perón a integrar la fórmula presidencial en el segundo mandato de Perón, es uno de los capítulos más dolorosos de la historia del Justicialismo.

Noticias: ¿Cómo consiguieron recuperar esta casa que perteneció a la Fundación?
Álvarez Rodríguez: Conseguimos la casa el 2 de diciembre del ’99, por un decreto de Menem, que luego fue una ley nacional que promovió Antonio Cafiero. En tiempos de Eva, esta casa era un hogar de tránsito para madres y niños en situación de riesgo que pertenecía a la Fundación Eva Perón. Lo que más me impacta de Eva es su capacidad de creación. Creó un partido político de mujeres, creó hogares de tránsito para mujeres en riesgo, creó una escuela de enfermeras, creó hogares escuela para que los chicos se formaran en igualdad. Fue una creadora y muy innovadora en su época. Una mentora de la igualdad. Esta era una casa del Estado, que había sido de la Fundación. Ahora estamos armando un recorrido cultural y turístico para que se visualicen los ítems de la Fundación.

Noticias: La Legislatura además restauró el despacho de Eva.
Álvarez Rodríguez: Sí, el 7 de mayo lo van a abrir. Ella atendía en varios lugares. Básicamente en el Correo. En el Centro Cultural Néstor Kirchner hay una ambientación del escritorio. Generalmente, las tardes de los miércoles eran el momento en que ella atendía 12 o 14 horas a la gente y les daba una solución.

(Leer también: Evita, esa creación de Perón)

Noticias: ¿Qué datos nuevos arrojaron las últimas investigaciones sobre su vida?
Álvarez Rodríguez: De su biografía siempre se está conociendo nueva información. Los datos de su infancia son los más confusos. Por ejemplo, siempre hubo una discusión sobre si ella llevaba el apellido Duarte o no. Hoy está probado que era Duarte. Si bien los hermanos habían nacido fruto de una relación paralela, cuando Evita nació, la primera mujer de su padre había fallecido, con lo cual no había ningún impedimento para que llevara su apellido.

Noticias: ¿Y es verdad la famosa anécdota de que la familia fue echada del velorio de Juan Duarte?
Álvarez Rodríguez: Él murió cuando Eva tenía 7 años en un accidente de autos yendo de Los Toldos a visitar a la familia de Chivilcoy. Llegando a Chivilcoy murió. Si los hijos de Chivilcoy no le hubieran avisado a la usina eléctrica de Los Toldos que fueran a llamar a la familia, ellos no se hubieran enterado ni llegado a ningún velorio. Lo que es real es que algunas de las hijas mayores no se llevaban bien con mi bisabuela. Entonces, cuando entraron ellos a la sala velatoria, salieron los otros. Eso sí es real. Pero tuvieron la delicadeza de llamarlos y compartir ese momento. Los reconocían como la familia que su padre tenía. Y de hecho, con los años fueron amigos.

(Leer también: Eva, Evita y otras Evas)

Noticias: Se discutió mucho tiempo si Eva no llegó a ser vicepresidenta por un tema de salud o sí, como pensaba Tomás Eloy Martínez, se trató de una traición de Perón.
Álvarez Rodríguez: El relato familiar que me llega es que no fue la enfermedad lo que lo impidió sino un tema político. Eva tenía muy en claro que era parte de un proyecto político, tenía mucha conciencia de su rol histórico pero no de ser imprescindible en un cargo. Por supuesto que a Eva le hubiera encantado ser vicepresidenta. Había trabajado duramente, la había postulado la CGT y el Partido Peronista Femenino, habían juntado dos millones de personas para pedirlo. Se quedaron 16 horas en la calle, de día y de noche hablando con ella, en un diálogo maravilloso. La Argentina tenía 14 millones de habitantes y había 2 millones en la 9 de julio. Pero había tres problemas. El primero era la Iglesia. Luego estaba el sector militar, que decía que Perón tenía el doble de edad que ella y se podía morir. Y el tercer problema era político, del propio Partido Peronista, del partido tradicional. Había una tensión entre algunos ministros que eran más evitistas y otros que eran más de Perón, que veían una amenaza en el crecimiento de Eva como figura política. Hubiese sido maravilloso para la historia argentina porque después de eso hubiera sido más fácil todavía para las mujeres acceder a esos lugares. Pero tuvimos que esperar más años.