martes, octubre 22, 2019

SOCIEDAD | 31-12-2018 10:54

2018: lo que dejó el año de la mujer

Feminismo, denuncias de abusos y proyecto frustrado de aborto. Un repaso por los hitos que provocaron que el silencio quede atrás.

El 2018 fue el año de la mujer. De su lucha en la calle. De su voz. “Femicracia”, la bautizó NOTICIAS para contar los claroscuros del movimiento feminista que despierta amores y odios, y propone que la “e” sea la vocal del género neutro.

(Leer también: Femicracia: La hora de las mujeres)

Fue el año en el que se discutió el proyecto de ley del aborto que, si bien no pasó el tabique del Senado, puso sobre la mesa un tema que hasta ahora había sido tabú en la Argentina. Y que marcó un antes y un después en la agenda mediática. Incluso novelas como “100 días para enamorarse” llevaron a la pantalla un guión militante.

Fue el año también de una nueva grieta: los verdes vs. los celestes, los proabortistas vs. los antiabortistas, que arrastró pasiones irreconciliables, redes fanatizadas y manifestaciones divididas por vallados policiales.

(Leer también: Aborto: los 10 monjes negros que forjaron el NO)

Fue el año en el que la Iglesia Evangélica, a raíz de su triunfo en su lobby provida, se dio cuenta que podía aspirar a influir en la vida pública del país. NOTICIAS investigó los vínculos políticos del evangelismo con el poder, su organización y quiénes eran las caras de este nuevo empoderamiento religioso, a tono con la “bolsonarización” que también llegó a estas tierras.

(Leer también: Influir en nombre de Dios: el crecimiento de los evangélicos en Argentina)

Fue el año en el que el machismo, amenazado, pasó a llamarse “machirulo”. La denuncia por violación de Thelma Fardin contra Juan Darthés puso en jaque los códigos de silencio al que las mujeres debían someterse cuando sufrían violencia sexual. Fardin dijo su verdad, acompañada de un colectivo de actrices que por primera vez empezó a organizarse y que, como efecto dominó, mostró la apropiación del cuerpo de la mujer que existe en el mundo del espectáculo. Darthés, que tuvo que exiliarse a Brasil, no sería el único escrachado. Más de 30 actrices, guionistas, vedettes y modelos relataron la perversidad de un sistema en el que, para conseguir trabajo, había que dejarse manosear.

(Leer también: Acoso en la TV argentina: 30 historias en primera persona)

También fue el año del “no es no” en otros ámbitos. La denuncia de abuso a jóvenes aspirantes a futbolistas en Independiente que se prostituían a cambio de un par de botines; las chicas del Colegio Nacional Buenos Aires que sorprendieron con un discurso de egresados fuera de protocolo, señalando a docentes que ofrecían masajes a sus alumnas y dictaminaban cuál era el mejor culo de la clase; la investigación por abuso a chicos sordomudos del Instituto Próvolo de Mendoza y La Plata, murallas de silencio levantadas por la Iglesia Católica.

Este también fue el año de los bebés influencers. Los hijos bellos y perfectos de Luli Salazar, Marley y Flavio Mendoza se volvieron estrellas de las redes y el rating. Y la materpaternidad se volvió una cuestión de Estado. Otros “hijos de” dieron que hablar. More Rial convirtió la vida de su padre en un incómodo reality, aunque ahora terminó reconociliada con él por el bebé que está en camino. Y Cande Tinelli mostró que, detrás de sus tatuajes, había un drama de bulimia y anorexia.

(Leer también: Cande Tinelli y la anorexia: su mamá pone en la mira a ShowMatch)

Las divas y divos de la TV no fueron noticia por sus perfomances sino por sus traspiés personales. Tinelli hizo un programa exprés de tres meses, enfrentó problemas económicos con Indalo y declaró que, después de 30 años, tenía que empezar de nuevo. Susana, lejos de la tele más allá de algunos especiales para Telefe, debió capear el temporal por el divorcio de su hija Mercedes Sarrabayrouse, a la que Eduardo Celasco le reclamaba 10 millones de dólares en la división de bienes. “Sos un hijo de puta. Te di todo, nunca te faltó nada y encima me hacés esto”, le gritó a su ex yerno por teléfono.

En 2018 hubo dos muertes que conmocionaron por lo inesperadas. En febrero, el fallecimiento de la periodista Débora Pérez Volpin después de un estudio de rutina. NOTICIAS reveló parte de la investigación y las hipótesis que llevaron a un juicio por mala praxis que continúa hasta hoy. En mayo murió de forma poco clara el diseñador de moda Carlos Di Doménico, también envuelto en una polémica. Este medio fue el primero en investigar las pistas que llevaban a sospechar de su viudo, el ex valijero K Juan Manuel Campillo, que recientemente pidió declarar como arrepentido en la causa de los cuadernos por la cual se encuentra detenido.

(Leer también: La familia de Débora Pérez Volpin, entre la bronca y el duelo)

En noviembre, los incidentes en las afueras del Monumental por el final de la Copa Libertadores obligaron a exportar a España el partido entre Boca y River. Para entender por qué la violencia del fútbol está instalada y no se hace nada por erradicarla, NOTICIAS indagó acerca de los vínculos entre política, clubes de fútbol y barrabravas.

(Leer también: Fútbol y política: por qué no se controla la violencia)

Los restos del ARA San Juan aparecieron ya sobre el final del año cuando todo parecía perdido y la empresa que lo buscaba estaba por retirarse del país, aunque los familiares siguen pidiendo Justicia.

Así fue el 2018: un año en el que el silencio quedó atrás.

Comentarios

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario