Monday 15 de July, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 02-10-2023 12:00

Se aceleran los tiempos de la nueva crisis Argentina - BRAND

“El inesperado resultado de las elecciones primarias agravó aún más la incertidumbre y dejó un escenario abierto con posibilidades para los 3 candidatos donde las faltas de certezas nos gobierna.”

La economía Argentina afrontaba las PASO en un estado vulnerable: una caída en el nivel de actividad económica, inflación en constante aumento, reservas internacionales negativas y una elevada brecha cambiaria.

El inesperado resultado de las elecciones primarias agravó la incertidumbre y dejó un escenario abierto con posibilidades para los 3 candidatos.

Ante esta situación, el gobierno inmediatamente tomó medidas que incluyeron un ajuste del 22% en el tipo de cambio “oficial”, incrementándolo de $287 a $350; además de elevar de manera significativa la tasa de interés hasta un 118% en términos nominales anuales (TNA) TEA=209.45%

No obstante, el impacto de estas medidas fue transitorio: aunque el BCRA retomó la compra de divisas, la inflación se disparó a cifras de dos dígitos. Eso se vio claramente en la inflación del mes pasado, que fue de 12,4% según el INDEC.

Alguien se olvidó de leer los libros de texto de economía para no prever que devaluar sin disponibilidad de dólares se iba a trasladar a precios

Otro de los efectos de la devaluación posterior a las PASO, fue la brecha del dólar. La diferencia entre el precio del dólar oficial contra el contado con liqui y el "blue" se mantuvo por encima del 100%, tal cual sucedía antes del movimiento cambiario.

Se aceleran los tiempos de la nueva crisis Argentina

Se aceleran los tiempos de la nueva crisis Argentina

 

De acuerdo con la perspectiva del Fondo Monetario Internacional (FMI), la devaluación se considera una herramienta que puede tener varios efectos en la economía. Por un lado, puede aumentar los ingresos a través del impulso a las exportaciones, al mismo tiempo que limita las importaciones y contribuye a reducir la brecha cambiaria. Además, se argumenta que una disminución en la actividad económica puede actuar como un freno para la inflación. Sin embargo, estos efectos durarían poco, según el ritmo inflacionario actual.

En este contexto de mayor inflación y tasas de interés elevadas, tanto el consumo como la inversión experimentarán fuertes caídas, profundizando el ciclo recesivo en el que nos encontramos.

La situación económica actual representa un desafío de carácter estructural, arraigado en sus cimientos, y ninguna medida individual podría ser suficiente para mejorarla, y mucho menos una devaluación. Más bien, la historia de las fluctuaciones en el tipo de cambio en los últimos años debería servir como una lección, destacando cómo las variaciones en el valor del dólar "oficial" tienen un impacto directo y completo en los precios de los productos esenciales que conforman la canasta básica. En otras palabras, una corrección cambiaria aislada no soluciona ningún problema de fondo, sólo aumenta los costos; en cualquier programa de estabilización, la devaluación debiera ser sólo una de un conjunto de medidas a aplicar.

Sin embargo, al mirar hacia el futuro, se vislumbra un panorama más alentador. La recuperación de las exportaciones en el ámbito agropecuario y el impacto positivo del nuevo Gasoducto en el equilibrio energético plantean un escenario prometedor. Esto podría traducirse en la entrada de divisas a través del comercio exterior, un aumento en los ingresos fiscales debido a los gravámenes sobre las exportaciones y un incremento en la actividad económica en general. En un contexto de mayor estabilidad, es factible proyectar que estas políticas se mantengan a largo plazo, lo que podría conducir a una gradual mejora en los niveles de ingresos de la población.

Autora: Agustina CRUCEÑO, analista en Focus Investment Managemet

FOCUS INVESTMENT MANAGEMENT

www.focusim.biz

[email protected]

 

También te puede interesar

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios