PERSONAJES | 02-08-2020 05:00

Darío Sztajnszrajber: “Hoy algo del nerd garpa”

Filósofo y docente, conocido por acercar la Filosofía al público con libros y programas como “Mentira la verdad” o “Seguimos educando”.

No hay datos pero sería una hipótesis divertida comprobar si la matrícula de la carrera de Filosofía aumentó a partir de la irrupción de Darío Sztajnszrajber en los medios. No hay fórmula para el éxito, dicen los productores, pero sí explicaciones años más tarde, dicen los historiadores: apellido frondoso que su hermano Mauro Szeta adelgazó para el mundo policial pero que en el de las ideas resuena a esencia de pensadores; look neohippie maridado con rostro circunspecto; voz potente, dicción amable; nacido para enseñar, con el don de mutar la helada cumbre del ermitaño en valle templado; y experto en una disciplina nunca abordada como espectáculo. Si Historia, Psicoanálisis o Artes plásticas tuvieron sus divulgadores canónicos como Félix Luna, Felipe Pigna, Gabriel Rolón y Federico Klemm, la Filosofía no había conseguido una guía a medida hasta que en 2011 el canal Encuentro apostara al programa “Mentira la verdad”, conducido por un profesor impronunciable. 

Desde hace 20 años, cual orador ateniense realiza cursos para todo público en distintas ciudades, material de donde han surgido libros como “Filosofía a martillazos”, cuyo segundo volumen sale en septiembre, o el curso online “Filosofía en 8 frases” para el Centro Cultural Konex. “Seguimos educando” en canal 7, “Demasiado humano” por Futurock y “Lo intempestivo”, la segunda mañana de la FM Nacional Rock, junto con Luciana Peker, son los ciclos donde a diario puede encontrarse a Sztajnszrajber. Muy celoso de su privacidad, es padre de María (22), que lo acompaña en la radio, León (14) y Teo (9). 

Noticias: ¿Por qué eligió el camino de la divulgación?

Darío Sztajnszrajber: Nunca viví una encrucijada. Desde siempre me dediqué a la docencia en escuelas y fue más fuerte la impronta educativa que la de investigación y desarrollo académico. Primero soy docente y después viene el contenido filosófico. Me preguntan por la calle qué colectivo tomar y hago una explicación como si tuviera el pizarrón al lado. A partir de esto, se me dio la posibilidad de abrir el aula a un público más masivo. La Filosofía no es un discurso más verdadero o mejor que el del sentido común sino que es otra versión distinta de las cosas y suele estar solapada, es un lenguaje que no ordena, no calma, es subversivo porque está por debajo de las versiones instituidas.

Noticias: De la docencia en el aula a hablar frente a las cámaras es, de todos modos, un gran paso

Sztajnszrajber: No fue buscado. Cuando tuve mi primera experiencia en cámara no sentí diferencias con las clases. Además, en “Mentira la verdad” hay un guión muy trabajado, no es la espontaneidad de la radio. Los primeros años fue una pelea a muerte con los productores, la gente del palo de la televisión, porque yo quería más tiempo y ellos no querían a un muñeco hablando sin parar. Hoy lo veo y me doy cuenta que me permitió explorar otros lenguajes. Fue un éxito impensado, que excedió la pantalla de Encuentro, me empezaron a hacer entrevistas y propuestas, todo eso se dio de manera natural.

Noticias: ¿Su formación religiosa compitió con la filosófica?

Sztajnszrajber: En mi caso, no. Estudié en un colegio judío la mitad de la primaria y estuve cerca de las instituciones judías hasta hace unos diez años, participé mucho tiempo, me fascina lo religioso, sus relatos y dogmas a partir de los cuales pude dar un salto. La pregunta filosófica excede el dogma pero el clima de la religión es muy inspirador para la Filosofía mientras no quedes atrapado.

Noticias: Hablando de dogmas, ¿la política puede ser una cárcel del pensamiento filosófico? 

Sztajnszrajber: Depende cómo la definas. La filosofía deconstruye ciertos conceptos instalados como versiones únicas. Hay una política tradicional adonde hacer filosofía se vuelve más difícil y ni hablar en la gestión. Es famoso el relato sobre Platón cuando asesoró a un proyecto político, duró tres meses y tuvo que escapar porque lo querían matar. Hay un tipo de reflexión que no está asociada a la gestión. En cambio, si pensamos “lo político” en un sentido más amplio, la historia de la filosofía está atravesada por la reflexión política, saber y poder están homologados desde Nietzsche a Foucault. La reflexión que me interesa está asociada a la democracia y al lugar del otro porque si no, es un proyecto de expansión de poder. Hay intelectuales que han apoyado proyectos políticos concretos. Otra cosa es poner la filosofía al servicio de ese proyecto. Puede haber quien, así como es hincha de determinado club, tenga una identidad más cercana a un partido. Otra cosa es venir de la academia y trabajar como asesor de un legislador o un presidente. 

Noticias: En la adolescencia, ¿su vocación por estos temas lo convertía en alguien atractivo para los otros o era un solitario incomprendido?

Sztajnszrajber: La categoría de freaky y nerd van mutando de acuerdo a los contextos. En los ochenta, en un contexto, como le decíamos, psicobolche, estudiar teatro o poesía era afín, en otro contexto sería raro. Hoy algo del nerd garpa y está asociado al desarrollo de la informática. En mi caso, tenía una dualidad. Era muy traga, participaba mucho en clases, era visto como un raro pero a la vez, como siempre tuve voluntad de transferencia, pegaba onda, nunca tuve actitudes de reclusión, era muy amigo de todos. Era muy flaquito de chiquito y me sentía disminuido para el fútbol, me mandaban al arco. Hasta que en un partido, a los 7 años, atajé un pelotazo muy difícil y me aplaudieron. Me sentí incluido, el fútbol tiene eso.

Noticias: No es de La Plata. ¿Por qué es hincha de Estudiantes?

Sztajnszrajber: Por vocación, conversión y elección, me hice hincha de adolescente. Me crié a unas cuadras de la cancha de Atlanta, club que seguía pero cuando conocí la revolución filosófica del fútbol que se dio en los ochenta en Estudiantes me cambié de club, algo muy raro. Con Bilardo y aún antes, con Zubeldía se generó mucha adhesión en hinchas que no son de La Plata.

Noticias: ¿Cómo se lleva con el psicoanálisis?

Sztajnszrajber: Muy bien, soy un obsesivo, un gran degustador de la palabra así que es una fiesta para mí. Hago terapia desde chico, no de forma continua pero sigo volviendo siempre. Me resulta un espacio fundamental para correrme de mí mismo, es la principal búsqueda de libertad, la libertad de escapar de lo que han hecho con uno.

Noticias: ¿Meditación?

Sztajnszrajber: Me encanta, pero me cuesta mucho porque estoy atrapado por una mente muy trabajosa, me cuesta ponerla en blanco, mi mente está siempre ahí molestando.

Noticias: ¿Astrología?

Sztajnszrajber: Me llevo muy bien con todos los discursos en la medida en que puedan correrse de su dogma y ofrecerse como dispositivos hermenéuticos, es decir, como sistemas de interpretación de uno mismo, dado que no los consumo como discursos sobre la verdad. Como la filosofía y el psicoanálisis, la astrología me resulta cercana al arte, me genera una zozobra existencial desde esa perspectiva. Me relaciono con una carta natal de la misma manera que puedo relacionarme con la serie “Dark”, en Netflix; son estímulos para repensarme a mí mismo. Lo mismo que con la religión: no soy creyente pero los textos religiosos me siguen transformando, no porque les crea sino porque generan en mí una zozobra. Si despejo la cuestión de la verdad, son todos relatos que me ayudan a inventarme a mí mismo.

Noticias: ¿Es vegano?

Sztajnszrajber: No, pero me interesa muchísimo porque cuestiona la naturalización de cierto sentido común, es una voz de alerta que pone en evidencia un proceso de manipulación de la naturaleza que hay que oír. Son voces que me permiten repensar aquello que molesta

Noticias: ¿En su deconstrucción, reconoce todavía algún rasgo patriarcal?

Sztajnszrajber: Lo patriarcal es estructural, de lo que estamos tratando de salirnos, estamos insertos en esa estructura. Fuimos pasando por distintas etapas y, por suerte, pudimos cambiar eso que parecía normalizado. Soy muy partidario de cuestionar la existencia de una naturaleza última y cerrada, todo va de la mano, nada es fijo e inmutable, todo es reinvención constante.

Noticias: ¿Cuál es su ley universal, parafraseando a Kant?

Sztajnszrajber: Escaparme de mí mismo, de las estructuras heredadas en las que fui inserto desde que nací; en una palabra, desidentificarme. Más que saber quién soy, dejar de ser lo que han hecho de mí.

Noticias: ¿Todos los sistemas de pensamiento dicen si ganan o no los buenos al final?

Sztajnszrajber: Spinoza dice que no deseamos las cosas que son buenas sino que son buenas porque las deseamos. Nunca escuché a un malo asumirse malo, el malo cree que actúa en nombre del bien. La historia muestra una paridad permanente. Tenemos que replantearnos esa línea que divide los buenos de los malos. No recuerdo la cita exacta pero Nietzsche se pregunta quiénes son los buenos y dice que los buenos somos siempre nosotros: el bien termina siendo la moral que impone el poderoso.

Galería de imágenes

En esta Nota

Leni González

Leni González

Periodista.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario